INSPIRACIÓN

En el momento en que una pareja decide casarse ocurren muchas cosas. Alegría, felicitaciones, nervios, emoción…
Empieza entonces la búsqueda de todo lo necesario para el enlace.
Surgen las primeras cuestiones, dónde? cuando? como?
La idea de casarse es maravillosa cuando la pareja la toma, todo es felicidad, armonía y amor: Nos casamos!! Es una frase que se dice con mucha alegría.
Sin embargo, a las pocas semanas, cuando han hecho algunas averiguaciones y establecido algunos contactos, algunas parejas se encuentran descantadas.
El trabajo de organizar nuestra boda requiere un esfuerzo extra a nuestra ya completa y ocupada vida.
Inspiración… esta palabra invita a soñar despierto, a imaginar…
La ilusión con la que se ha tomado la decisión de casarse tiene que mantenerse durante todo el proceso. Hay que recordar constantemente que es lo imortante. Nos casamos!! Esa frase que se dice con tanta ilusión como la que despierta en quien la escucha.
La elección de un wedding coach significa un paso importante a favor de dejar que la inspiración y la ilusión estén presentes durante toda la organización.
El wedding coach se inspira a través de los novios. De sus sueños, de su relación, de lo que quieren expresar con su unión.
Por eso es tan importante escuchar, mirar, sentir.
Toda pareja que decide casarse está rodeada de circunstancias únicas. Es por ese motivo, que las bodas interesantes son las que consiguen reflejar la personalidad de los novios que junto con sus circunstancias hacen de esa pareja algo único. Y así tiene que ser su boda.
Cuando la relación con el wedding coach se establece, la pareja descubre que puede poner sobre la mesa todos los sueños que tienen sobre la boda.
Es el wedding coach el que está haciendo el trabajo, comparando iniciativas, estableciendo contactos, llegando a acuerdos y coordinando acciones, dejando a los novios la ilusión de las decisiones tomadas.
La organización está en manos de una persona que escucha, que ofrece ideas y alternativas, que busca soluciones, que simplifica trámites.
Los novios ven como su boda va tomando forma, sienten que la ilusión va en aumento.
Al verse libres del trabajo organizativo, la musa inspiración hace su aparición y a cada paso sueñan e imaginan cosas sobre el gran día.
El broche final del trabajo del wedding coach es que los novios hayan disfrutado con el proceso de organizar todos los detalles de la boda, guiados y acompañados por él y que el día de la celebración sea la culminación de un sueño que un día pusieron en marcha INSPIRADOS por el amor que sienten.

Anuncios