BODAS DE HOY EN DÍA

Siempre pienso en como ha cambiado el mundo de las bodas.

Vengo de una larga familia donde todos hemos asistido a las bodas de todos. Por ese motivo, he asistido a muchas bodas, y ahora cuando las comparo con las bodas a las que asisto hoy en día, siempre llego a la conclusión de que el cambio ha sido para bien.
Si echamos la vista atrás, nos acordamos de haber asistido a todas esas bodas, pero solo unas cuantas son recordadas en todo detalle y nos quedaron grabadas. Esas bodas que se diferencian del resto, en las que la originalidad hace que te quedes con el recuerdo.
Hoy en día, casi todo el mundo quiere una de esas bodas donde sorprender a sus invitados, donde la gente guarde un buen recuerdo de ese día especial. Cuando pasan los años los recuerdos que tenemos de las bodas se nos mezclan, ya no sabemos qué ocurrió en la boda de quien o dónde se celebró.
Sin embargo hay otras bodas que las recordamos con total claridad y además comentamos: -Yo asistí a una boda increíble y diferente!. Esas son las bodas más buscadas hoy en día.
Pero no todas las parejas la consiguen.
Sigo viendo muchas bodas iguales, en serie… y todas ellas son bonitas y emotivas, pero sin embargo no dejarán ese recuerdo del que hablamos.
Os pongo un ejemplo, comenté con una persona que se casó hará unos 4 años si podía explicarme como fue su tarta de bodas, y su respuesta fue que no se acordaba, que era la que venía en el menú.
Cuando unos novios han participado y escogido absolutamente todos los detalles de su boda, es casi imposible que los olviden.
Es por eso por lo que el mundo de las bodas ha cambiado tanto.
Las parejas que quieren hacer algo diferente, sorprendente, que quieren que su gente disfrute con su enlace y participe de la felicidad de los novios buscan un organizador de bodas. Buscan a un profesional con el que congenien, al que puedan explicarle que es lo que desean. Y ese profesional pone a su alcance los medios, la profesionalidad y la ilusión para realizar la boda soñada.
Hoy en día los novios ya nos son como antes, muchas parejas conviven antes del matrimonio y cuando se deciden a dar ese paso, no lo hacen acompañados de los padres, buscan originalidad y un presupuesto ajustado a su bolsillo.
Es un tópico como otros muchos que contratar un organizador de bodas encarece el enlace, yo creo todo lo contrario.
A la hora de hacer los “números” las cifras empiezan a sumar y sumar… finca, hotel o restaurante, flores, anillos, vestidos, música, fotos…. la sensación es de que hay tanto en lo que gastar que muchas parejas acaban desanimadas.
Mi idea de que con un organizador de bodas ahorras dinero parte de la base de que es él el que presenta vuestras propuestas a los proveedores. Son los novios los que eligen qué cantidad quieren dedicar a cada partida y siguiendo esa premisa se buscan proveedores adecuados.
Es cierto que el organizador de bodas tiene unas tarifas que asumen los novios, pero son estas tarifas las que nos permitirán cumplir el presupuesto establecido y librarnos del stress de la organización, disfrutar de ideas novedosas y de ver cómo los sueños y deseos de la pareja se cumplen.
Anuncios