INTERIOR & EXTERIOR

Cada mes pasan por mis manos un montón de revistas, mis favoritas ELLE, Habitania, Harper’s, Nuevo Estilo….

Pues estaba yo este domingo pertrechada en mi sofá con un té y todas ellas a mi alrededor junto con mi libreta para anotar todo lo que considero interesante cuando una idea me vino a la cabeza.

En todas las revistas nos hablan del interior y el exterior, las de decoración nos muestran las casas más bonitas en su versión exterior, muebles, telas, luces…  y nos cuentan como los propietarios crean espacios para compartir y vivir la vida, espacios para sentir…
Las de moda nos hablan exactamente de lo mismo, como vestirnos y maquillarnos para que nuestro aspecto exterior sea inmejorable y que leer, escuchar y ver para cultivar nuestro interior.

Pues bien, de aqui nace la idea de este post. Bodas interior & exterior, veréis… las bodas tienen una serie de aspectos exteriores, las flores, la música, la iluminación, los espacios, los detalles que decoran…. pero todos ellos no tendrían ningún sentido si no vinieran de nuestro interior, que queremos expresar a nuestros invitados, que queremos que sientan al ver todo lo que exteriormente hemos preparado…
Todos estos detalles son muy importantes en una boda, son el aspecto exterior, pero y el interior?

El optimismo y la confianza, los sentimientos, la ilusión, el amor, la complicidad…
Todos estos elementos son igual de importantes que los jarrones y las flores que vamos a usar como centros de mesa, que la música que vamos a escoger para nuesto enlace…

No entiendo una cosa sin la otra, de ahí que mi trabajo como wedding coach dé tanta importancia a una puesta en escena que defina a los novios como al interior de la pareja mientras estamos trabajando juntos.
No podemos descuidar ninguno de los dos aspectos, tienen que ir de la mano, si estamos eligiendo los elementos decorativos o un fotógrafo, tenemos que hacerlo desde nuestro interior, con ilusión, con la emoción de pensar en qué van a sentir nuestros invitados cuando vean todo lo que hemos preparado.
Porque una boda no deja nunca de ser una expresión de sentimientos, un afán por compartir con nuestra gente el amor que sentimos, hacerles partícipes de un momento importante en nuestra vida.

Así que tener al lado a una persona que te guia, te escucha, te comprende, que sabe ver más allá, que dá el mismo valor a los sentimientos que provoca la toma de una decisión que a la decisión misma es un valor añadido que no os podéis perder a la hora de organizar vuestra boda.

Y no olvidéis, a la hora de organizar una boda hay que hacerlo desde el exterior y desde el interior, así conseguiremos ese equilibrio perfecto que hará que vuestro día sea un éxito.

Anuncios