LA VIDA DE CASADOS

Cristina, Ioseba y Paula

Cuando tenía 20 años, yo era de esas chicas que no soñaba con casarme, quien me iba a decir que organizar bodas iba a ser mi pasión….
Me he casado dos veces, además!!

Cuando tenía esa edad, trabajaba, vivía sola y disfrutaba mucho con mis amigos, pero nada de compromisos y relaciones serias. La vida me llevó después a los 26 a ser mamá y cuando habían pasado 5 años, a casarme de nuevo. Recuerdo ese día como uno de los más felices de mi vida, una boda real, soñada, íntima, pequeña, solo 22 personas, un ambiente mágico y todos mis seres más queridos junto a mi. El juez que nos casó dijo unas cosas maravillosas, que éramos compañeros en la vida, que educáramos a nuestros hijos en libertad, que fuéramos justos… recuerdo sus palabras muy a menudo, y la promesa que nos hicimos de ser uno, de caminar juntos el resto de nuestros días.

La vida en familia es compleja y rica, la vida en pareja a veces es complicada, pero es de esas cosas en la vida que te atrapan, porque por más dificultades que tengas que vivir, siempre hay uno de esos momentos que hace que sientas que todo, todo vale la pena.

Me he dado cuenta esta mañana de que estoy viviendo una vida que es mucho mejor que mis sueños, esta era la escena, mi hija Paula y yo, doblando la ropa de la colada semanal, mi marido, Ioseba, colocando la compra semanal recién hecha, los tres en silencio escuchando a Van Morrisson, Someone Like You, canción que además sonó en nuestra boda, y ha sido justo en el momento en el que la canción dice: “The best is yet to come”, cuando me he dado cuenta de la vida tan maravillosa que llevamos y que es cierto, lo mejor estár por venir. Ha sido un momento precioso!

Feliz fin de semana a todos!!

Anuncios